Fundación Alfredo HArp Helú
Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca, A.C.

Hidalgo 907
Antiguo Callejón de San Pablo
Centro Histórico
C.P. 68000,
Oaxaca, Oax.

Teléfonos:
01 (951) 501 8800
.




Comunicados Recientes
Ataque a la cumbre: la aventura del alpinista Héctor Ponce de León por Oaxaca
13 Marzo 2017
Ataque a la cumbre: la aventura del alpinista Héctor Ponce de León por Oaxaca
Oaxaca, Oax.- "No hay gente perezosa, sólo metas que no nos inspiran lo suficiente", dijo Héctor Ponce de León, el alpinista mexicano que ha logrado conquistar la cumbre del Everest en tres ocasiones, durante la conferencia motivacional que este sábado 11 de marzo ofreció en el claustro del Centro Cultural San Pablo.

Ponce de León, considerado uno de los más importantes alpinistas del país, estuvo en la ciudad y ofreció una charla en donde resaltó los valores humanos que lo han impulsado a alcanzar la cima de más de 200 montañas en el mundo. Además, a la cita llegaron los jugadores de los Guerreros de Oaxaca y de los Diablos Rojos del México, que desde hace más de una semana se encuentran realizando su pretemporada en la ciudad.

El alpinista habló durante más de una hora sobre la importancia de la confianza en uno mismo para poder alcanzar metas y superar retos en la vida, aquellos que permiten al ser humano conocer sus límites interiores, de la actitud y de las diversas reacciones que se manifiestan cuando se está frente a las adversidades cotidianas porque es ahí donde “sabemos de qué estamos hechos”.

Ponce de León, quién tuvo su primer encuentro con las montañas a los 12 años de edad cuando subió el Popocatépetl en compañía de su padre y su hermano, dijo que el compromiso con uno mismo también es una de las cualidades importantes que lo han llevado a las cimas, como lo hizo en 1996, cuando por primea vez subió al Everest en compañía de un equipo de alpinistas mexicanos, entre ellos Andrés Delgado, a quién tuvo que rescatar de entre la nieve después de que una tormenta azotara el campamento en el que se alojaba mientras trataba de llegar a la cima de la montaña más alta del mundo, pero subiendo por la cara norte.

Esa experiencia le hizo recordar que nunca hay que darse por vencido, no buscar culpables por los fracasos, pero sobre todo estar siempre preparado para lo que el futuro nos tiene preparado, todo esto ha impulsado a Ponce de León a cumplir cada uno de sus sueños.